Punto de encuentro de todos aquéllos que estén interesados en vida y obra del Padre Leonardo Castellani (1899-1981)

Para comunicarse con nosotros, escribir a castellaniana1899ARROBAgmailPUNTOcom

Temas

Biográficas Esjatología Apokalypsis Fariseísmo Literaria Camperas Liberalismo Profecía Conti Enseñanza Psicología Bloc de notas Patriotismo Poesía Verdad Domingueras Evangelio Jauja Jorge Luis Borges Papeles Sebastián Randle Sancho Dulcinea Ernesto Sábato Kirkegord Tomás de Aquino Democracia Fierro Juan XXIII/XXIV Oraciones Catolicismo mistongo Chesterton Ruiseñor San Agustín Vuelve o no Caillet España Homilías Nuncio Tradición Decíamos Esperanza Fermín Chávez Freud Fábulas Graffigna Iglesia Argentina Leopoldo Marechal Metri Militis Obediencia Reportaje Rosas Salta Arte Audouard Benson Catecismo Clase Dirigente Delfina Bunge Fernández de la Cigoña Ichtys Leopoldo Lugones Martita Metafísica Mi Tío el Cura Parábolas Políticas Reforma Sacrificio Suarecianismo Alcañiz Amistad Aristocracia Barletta Baudelaire Calderón Bouchet Cardenal Newman Cobardía Disandro Duhalde Espiritualidad Fabulas camperas Federico Ibarguren Gera Jorge Castellani Juan Manuel de Prada Juan Marzal Juan XXIII/XIV Judíos Maritain Mikael Milenismo Opinión Ortega Peña Pablo Hernández Papa Policial Rosal Schopenahuer Sermones Virgen de Luján Alianza Allegri Anquín Aragón Armelin Astrada Barcia Belloc Belén Bettanin Billot Bloy Castañeda Claudel Corpus Cuento Cultura Delaney Delhez Demonio Dictio Drama Eguren Fantasma en coche Filippo Francia Gamallo Giusti Hegel Hernández Arregui Horacio Igualdad Itinerarium Jousse Juan Luis Gallardo Juan Sasturain Juan de la Cruz Kant Kösters La Hostería Volante Lingüística Max Scheler Meyer Mugica Norte Bravo País en Crisis Periodismo Pluma Ponferrada Prada Prudencia Pío de Pietralcina Revolución Rougés Sabiduría Salvat Schoo Teología Teresa La Grande Trinidad Vallejo Vanini Venganza Verdera Vintila Horia Voluntarismo Walsh

viernes, 11 de noviembre de 2011

Leonardo Castellani: El Apokalypsis de San Juan (Edición española)

    10
  • NOV 2011
  • 4

  • Lecturas XXVIII: El Apocalipsis al alcance de muchos
    Un libro magnífico de Leonardo Castellani
    Leonardo Castellani: El Apokalypsis de San Juan. Prólogo de Juan Manuel de Prada. Homo Legens, Madrid, 2010, 405 pgs.
    Cabía esperarlo. Porque el autor es inteligente, brillante, rompedor y hasta tocanarices. Juan Manuel de Prada se ha empeñado en dar a conocer a Castellani a los españoles y lo está logrando con algunos. Que sin duda se lo agradecerán.  Primero con una colección de artículos del sacerdote argentino, que ya comenté en el Blog con todo elogio, y ahora con la obra más comprometida de Castellani. A ambos libros dedicó dos inteligentes prólogos. De más difícil acceso es otro libro imprescindible para conocer a Castellani, la biografía que en Argentina publicó Sebastián Randle. Aunque tiene un gran defecto pese a su gran número de páginas., Concluye con la salida de Castellani de la Compañía de Jesús. Con lo que queda buena parte de la vida del ya exjesuita por conocer. Y fue tan apasionante, o más, que la de los años biografiados..
    El Apocalipsis es un libro que calificarlo de difícil es quedarse muy corto. Yo sólo tuve dos encuentros con él. El primero cuando debía tener quince o dieciséis años y un jesuita de mi colegio me instó a leer el Nuevo Testamento.  Los Evangelios, que sustancialmente ya conocía, los leí sin el menor problema. Y los Hechos, de los que sabía menos. Las Epístolas fueron una revelación y desde entonces quedé cautivado por San Pablo. Y llegué al Apocalipsis. Que fui incapaz de terminar. En realidad, de casi comenzar. No entendí nada. Y decidí no perder más el tiempo en tal lectura. No debí comentarlo con el padre que me recomendó  el Nuevo Testamento porque no tengo recuerdo de ninguna observación suya al respecto.
    Y en mi abandono del Apocalipsis pasaron más de 50 años. Sin que se me ocurriera volver a intentar leerlo. Ahora acabo de hacerlo con Castellani, según Castellani, y me ha parecido un libro deslumbrante. Una profecía de fe y de esperanza en la segunda venida de Cristo en gloria y majestad. No es un libro de temores, como tantos han dicho, sino de esperanza cristiana y de propósito de llegar a ese día llevando el nombre del Cordero sobre la frente, escritos en el libro de la vida del Cordero. Serán tiempos durísimos pero los que permanezcan fieles tienen la Palabra de Dios.
    “Y dijo el sentado en el Trono
    (Sigo la versión de Castellani, la de Nácar-Colunga, en su 6ª edición, que es la que manejo, la hallará quien quiera en la pg. 1535, y la de Alonso Schökel en la 447 del NT)
    “Yo lo hago nuevo todo”- Y díjome: “Escribe Pues estas palabras fieles son y VERACES”- Y díjome: “Ya está- Yo soy la A y la Z, El Principio y el Fin- Al sediento yo le daré de la fuente Del agua de la Vida Regalada gratis- El que venza poseerá todo esto Y yo le seré Dios Y él será hijo mío- Mas los cobardes y los incrédulos Y los asquerosos, los asesinos, los fornicarios Y los hechiceros y los idólatras Y todos los que mienten- La herencia dellos En el lago ardiendo En fuego y azufre, Lo cual es la Muerte Segunda””.
    No voy a decir que después de Castellani todo el Apocalipsis queda meridiano porque él mismo dice que hay pasajes que no sabe cómo interpretar. Y tampoco sostengo que la versión del sacerdote argentino es la canónica. Que tampoco la hay. Las profecías no son meridianas hasta que se cumplen y éste es un libro profético. Muchos autores han dado su interpretación del texto joanneo. Castellani recoge unas, rechaza otras, da la suya… Y la que da es brillante, apasionante, católica. Confirma en la fe y en la esperanza. Llegará un día en el que el Apocalipsis será un libro inútil porque ya se habrá cumplido y los hombres estarán gozando de Dios o en el fuego y en el azufre. Cuando ya no habrá profecías. Se habrán cumplido.
    Estamos ante un libro de absorbente lectura, ante una llave que abre el Apocalipsis, o lo abre de algún modo. Y en mi opinión desde la más absoluta ortodoxia. Aunque la fe no imponga seguir la interpretación de Castellani en todos sus puntos. ¿Hay reliquias de milenarismo en su versión? Ciertamente. Pero entiendo que en un sentido totalmente católico.
    Me ha parecido un texto apasionante que recomiendo vivamente a todos mis lectores que tengan un mínimo de formación religiosa y cultural. El que no llegue a esos mínimos, que se abstenga. Y también del Apocalipsis. Porque no entenderá nada.
    La cigüeña de la torre por De la Cigoña

No hay comentarios.: